Daniela

Daniela

Buenos Aires, Argentina

Recuerdo perfectamente que no quería faltar ni llegar tarde a la sesión...

A veces no sabemos lo que estamos buscando hasta que lo encontramos.
Hasta que la fe no apareció en mi vida yo no me daba cuenta de cuánto la necesitaba y de lo vacía que estaba. 

Gracias a las preguntas de mi pequeña hija que yo no sabía responder, tuve que buscar respuestas. Eran preguntas sobre Jesús, preguntas que nunca me había hecho. 

Así llegué a una iglesia y allí me invitaron a Alpha. Acepté la invitación con dudas, pero lo primero que me pasó fue enamorarme de la gente que me recibía. No sabía qué tenían pero quería lo que ellos tenían. Especialmente una persona que coordinaba mi grupo, una señora que irradiaba amor. Supo guiarme para que encuentre las respuestas que buscaba. 
Ella falleció casi tres años después y se que nunca voy a olvidarla.

Una anécdota graciosa es que un día, horas antes de Alpha, mi esposo me llevó a ver unos artículos para el hogar y me enojé, él pensaba que solo tenía que ir a un lugar a cenar y para mi era mucho más, tenía la necesidad de estar. 

_SAF1655.jpg
No fue que tuve fe de repente, en realidad lo que tuve primero fueron ganas de saber, saber y saber...

Ademas de ese amor, en Alpha encontré una profunda sed por saber y conocer. Durante aquellas semanas todo parecía acomodarse, incluso mi pasado. Empecé a entender las cosas que había vivido y a saber que nunca había estado sola. Terminé Alpha y me sentía llena, pero a la vez deseaba seguir creciendo. 

Fue como comenzar a caminar en la fe, tan de a poco como mi hija comenzó a caminar en la vida.

Encuentra más en FacebookTwitter e Instagram

Want to find an Alpha near you

Try Alpha

Find out more about Alpha

Learn more